Este trabajo nace de un gesto estereotipado, de una construcción consensuada y dirigida de cómo deben ser las cosas; nace de una norma elaborada a conciencia con la intención de mantener el orden de lo establecido. La disidencia se presenta por lo tanto como un mal síntoma, el “librepensar” de Huxley en ‘Un mundo feliz’  será un castigo que el individuo, o más bien el usuario de esta realidad, no debe infligirse. Todo está preparado para esta experiencia donde lo fundamental no es saber escoger entre las diferentes opciones ya que todas conducen al mismo camino, sino buscar el lugar adecuado para disfrutar de un entretenimiento integral. “50 minutos de simulación programada” es una experiencia escénica que se desarrolla bajo una estética de videojuego habitada por dos avatares que desarrollan acciones vinculadas a sus respectivas identidades cosplay. Bastará con este par de personajes de identidades polarizadas y una escenografía que nos remita a todos esos no lugares que habitamos diariamente para que nuestro disco duro interno encuentre archivos de memoria extrañamente similares a lo que presenciemos en escena.

Artista multidisciplinar nacido en A Coruña en 1977, su trabajo oscila entre las artes visuales, el cine, la música y la performance.

 

Ficha artística

Dirección, dramaturgia, guion e interpretación: Félix Fernández.

Dirección coreográfica: Rut Balvís.

Música: Félix Fernández y Rubeck.

Vestuario:  Rebeca Durán y Félix Fernández.

Asesoramiento escénico: Idoia Zabaleta.

Residencia:  AZALA (Enero, 2018).

Colabora:  Fundación LuÍs Seoane,

Estreno

Work in progress. Presentación en Escenas do Cambio.

COMPRAR ENTRADA